Ni una semana ha pasado desde que la tierra se movió como hace más de 30 años no lo hacía, y yo ya puedo ver otro México. ¿Le teníamos miedo al miedo? pues es hora de que nos vayamos dando cuenta cómo tenemos la capacidad, como seres humanos, de transformar el miedo por amor en un segundo.

Conozco a Rocío, a Juan, Fabiana, Natalia, Andrea, David, Begoña, Pete, Mich, Jo, Juanpa, Pulquis, Tirri, Mon, Diana, Ernesto, Julio, Lala, Deby, Ana Pamela, Rox, etc, etc, etc, desde hace tiempo y ya podía darme cuenta lo hermosos seres humanos que eran porque me lo demostraban a mi y pues es algo que se nota. En su comunidad ya eran héroes, héroes que marcan una diferencia con sus amigos y familia y que hoy, después de haber pasado miedo, contactaron con el amor y se lanzaron con todo a volverse héroes en su ciudad.
Y es que no nos dábamos cuenta, pero todos somos héroes, todos tenemos la capacidad de transformar, rescatar, llevar, mover, cambiar, con el simple hecho de amar, de amarnos a nosotros; porque cuando subimos selfies ayudando aunque sea por “presumir” es porque nos amamos a nosotros mismos, porque sabemos lo que valemos y queremos que los demás lo sepan para lograr ser más amados.
Cuando criticamos a alguien en redes sociales, a los políticos, a las empresas que no dieron descuentos en este momento de caos, lo hacemos movidos desde el amor, porque amamos a los que perdimos, amamos a los niños atrapados, amamos a los que se parten el lomo cargando víveres, los amamos y queremos que todos los amen igual que nosotros.
Cuando subimos un meme, amamos, amamos la vida, amamos reír, amamos hacer a otros reír, es nuestra forma de contribuir. El amor está, el amor vive dentro de nosotros en silencio, disfrazado de miedo, odio, crítica, envidia, burla, angustia y desesperación.
Si sientes angustia por no poder salir a las calles a ayudar, es amor, si tienes enojo porque alguien se fue de fiesta y subió sus fotos de la peda a Facebook, lo que verdaderamente sientes es amor, si te da coraje que los políticos no reduzcan su presupuesto de campaña, lo que tienes es amor. El amor es lo que nos mueve, lo que nos hace vibrar, lo que nos hace desvelarnos leyendo noticias, ideando estrategias, compartiendo fotos, llevando víveres, hablando con nuestras familias, meditando por México, el amor es lo que nos mantiene. Estábamos en silencio, pero ya no callaremos, ya no nos detendremos. La ayuda debe volverse Universal; para los afectados del sismo, para los afectados de los huracanes, para los que no tienen casa, para los que critican, para los políticos, para la gente sin recursos, para los minusválidos, los animales, los enfermos, la naturaleza, la Tierra. El amor es Universal, y como es Universal, es de y para todos, para todos por igual y para siempre.

Yo creo que en este temblor, el amor le ganó al miedo, porque el miedo sigue ahí, pero esta vez no nos paralizó, está vez, Rocio, Juan, Fabiana, Natalia, Andrea, David, Begoña, Pete, Mich, Jo, Juanpa, Pulquis, Tirri, Ana Pamela, Rox, etc, etc, etc, salieron a la calle como héroes que permanecían en silencio pero que no piensan volver a callar, un temblor fue el pretexto para hacer del movimiento terrestre un movimiento de amor, donde no importa nada, la transformación seguirá.

En nombre de los que siguen atrapados, de los niños que no pudieron salir, de sus padres, de los animales que se perdieron, de los que no tienen casa, de los que siguen buscando a su familia, de los que ayudan, de los que critican, de los que meditan, de los que lloran, de los que siguen con sus vidas, de los que no pueden seguir; puedo asegurar que los héroes que estábamos en silencio, no regresaremos a nuestras casas hasta que nos aseguremos que México no volverá a ser igual, no sólo porque mucha de su gente y edificios ya no seguirán donde estaban, sino porque ahora todos somos héroes y el poder que acabamos de recuperar, no hay forma que sea destruido con nada.

#fuerzamexico #movimientodeamor

Susana Bigler.

SHARE
Previous articleEstoy de vuelta

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*