Este es mi segundo día en Jaipur, la capital de Rajasthán. Está al oeste de Delhi y es desierto. Llegué antier en la noche y vi otra cara de la India, menos ciudad, más cultura, mismo caos.

Le dicen la ciudad rosa porque es rosa, bueno, ellos dicen que rosa, yo la veo más color medio café pero bueno.

Aquí es muy común caminar por la calle o andar en tuk tuk y ver más de 5 vacas juntas en la calle, viven libres, como los perros callejeros, igualito, comen basura, piden comida y vagabundean por todos lados. La vaca es el animal sagrado #1 en la India, la razón principal es que se les asocia con nuestra madre, y ¿por qué? pues porque nos dan leche también como las mamás, así funciona su razonamiento y es respetable. Así que estas vaquitas caminan sin rumbo entre los coches, carreteras y caminos, son la principal causa de accidentes viales, pero eso si, tienen su cementerio propio, así de respetadas son.

Las vacas no son las únicas cuadrípedas en la calle, las acompañan los perros, claro, los burros, camellos, cabras y hasta elefantes, todos estos seres en el mismo lugar: el caos vial.
La verdad a mi todo esto me divierte, los choferes se estresan y se desquitan con el claxon pero yo no dejo de disfrutar estas imágenes que parecen tan surreales y sacadas de un cuento o película, así me sentí cuando vi a un hombre tocando una especia de flauta para que saliera de una canasta la serpiente bailando, ¡justo como en las películas!

Pero en Jaipur no sólo hay caos, también tienen un fuerte increíble que se llama Amber Fort, hay palacios, templos, bazares, santuarios de elefantes y un cine con películas de Bollywood. Hoy me llevó Akram al cine. Ya sé, seguro están pensado: “nadie va al cine en la India” y tienen razón, pero mi guía es tan bueno que sabía que me iba a encantar y así fue. La decoración del cine por dentro parece pastel de quinceañera y la película me hizo reír muchísimo aunque no entendía nada porque estaba en hindi. La gente aplaude, se para a bailar y le grita cosas al actor en escena, divertidísimo.

Lo único malo de Jaipur es el internet, es malísimo, tengo muchas fotos que compartir pero sólo podré algunas por ahora.

Mañana llega Erandi, mi amiga. Estoy muy emocionada, muero por presentarle a Akram y enseñarle la India. Iremos juntas a un paseo en camello y después a un santuario de elefantes.

Ya les contaré mañana y espero tener mejor internet para subir fotos.

Bendiciones a todos, gracias por todos sus comentarios!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

*